EL EMPODERAMIENTO DE LA MUJER

El empoderamiento es un proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como participantes de un grupo social, con el fin de impulsar cambios positivos en las situaciones en las que viven. En el caso de las mujeres permite el incremento de su participación en todos los aspectos de su vida personal y social, velar por la salud, la seguridad, el bienestar, y por el derecho a la toma de decisiones y ejercicio de derechos y obligaciones.


El término empoderamiento de las mujeres, como estrategia para la igualdad y la equidad, fue impulsado en la Conferencia Mundial de las Mujeres de Naciones Unidas en Beijing (1995) para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. El empoderamiento de las mujeres es tanto un proceso (individual y colectivo) como un objetivo a lograr, por lo que requiere también afrontar estrategias para lograr la igualdad efectiva en todos los ámbitos de la vida.


El Centro de Investigaciones Sociológicas publicó en el año 2012 una investigación acerca de “La juventud rural española”. En ella se observó que el 63,2% de los encuestados aseguraba que se vivía mejor en los pueblos. Valorando una vida más tranquila, agradable, segura y solidaria.


Después de casi una década son muchos los cambios sociales y económicos que han modificado el cuadro de valores, no solo de la juventud sino del conjunto de la población rural y específicamente el de las mujeres. Según la “Investigación sobre la Igualdad de Oportunidades de las Mujeres en la provincia de Valladolid” impulsada por la Diputación de Valladolid, -en colaboración con la Universidad de Valladolid-, el mayor valor apreciado de la vida en el pueblo es la relación con la gente, y, en segundo lugar, el contacto con la naturaleza.


La presencia de mujeres y su actividad en una comunidad establecida es, sin duda, uno de los activos a tener en cuenta cuando hablamos de la vida comunitaria en el pueblo, son fundamentales sus aportaciones y las propuestas de carácter social que promueven. En la investigación anteriormente mencionada, los cuatro aspectos a destacar entre las formas de intervención de mujeres en el pueblo fueron: ayudan y facilitan los cambios, siempre proponen cosas interesantes, participan de forma activa mejorando las condiciones de vida y por tanto mejoran la calidad de vida en el pueblo.


La Diputación de Valladolid quiere abordar y ser facilitadora de este empoderamiento de las mujeres a través de su formación para el liderazgo. Esta formación se basa en una comunicación efectiva, sirve tanto para las mujeres como para los hombres, independientemente de su estatus o poder adquisitivo, es inclusiva, participativa y horizontal. Comunicarse bien, al igual que un buen liderazgo, trata sobre cómo hablamos con las personas, trabajamos en conjunto y tomamos decisiones.


Planteamiento directamente relacionado con el proyecto FRIDA Rural (mujer saludable de la provincia), generando una red de apoyo comunitario para prestar atención en momentos críticos y estresantes a la mujer en la provincia.

Esperamos que la formación y aportaciones que en es este blog se realicen sean de interés y utilidad para todas las mujeres de la provincia.


Raquel González Caballero.

Diputada del Servicio de Familia e Igualdad


18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo